octubre 22, 2021 3 minutos de lectura

¿Te confieso algo?

 

A veces dejamos de hacer las cosas o las aplazamos lo más que se pueda por miedo. Tal vez tú que estás leyendo, sea obvio, pero para mí no lo era hasta que un día me dijeron esto: “Le he preguntado a mis amigos que son emprendedores y que tienen más experiencia que yo, cuáles son los miedos que van apareciendo en el proceso y cómo se logran superar”.

 

Creo que en general, cuando tienes las ganas de emprender o ya posees uno, el temor que se te viene de inmediato a la cabeza es “no quiero que fracase mi proyecto”, que es válido, porque, aunque sepas que no todos lo van a lograr a la primera, ese miedo no se va Nunca.

 

Pero este tiene que ser uno de los motivos que te impulse a levantarte todos los días a trabajar, aunque sepas que el negocio no anda bien, las utilidades o ganancias las veas a largo plazo y odies partes del proceso, este miedo es el que te animará a seguir adelante, te animará a mover hilos, lograr metas día a día, formar equipos de trabajo para optimizar procesos y además, tragarte el orgullo, estudiar y no quedarte quieto para aprender cosas nuevas en pro de crecer.  

 

Otro miedo que se te puede venir a la mente es el del “qué dirán”, y estoy seguro de que te ha pasado, sobre todo cuando tienes las ganas de comenzar o yatienesalgo andando, siempre está acompañado por preguntas que, por lo general vienen desde una postura de preocupación, de alguna u otra manera hacen que te desanimes.

 

Te pongo unos ejemplos:

 

¿Ya empezaste a ganar plata?, ¿Estás seguro de que quieres invertir en eso?, ¿No será mejor conseguir un trabajo que te entregue un sueldo fijo y estable?, y muchas otras más, pero no te dejes desanimar por este tipo de comentarios, porque no hay nada mejor que trabajar para uno mismo.

 

Existe otro temor que puedes sufrir como emprendedor, y es, el miedo a arrepentirse en el futuro. Porque con cada emprendimiento, además de lo mencionado antes, surgen preguntas que te harás a ti mismo. ¿Es un buen momento para empezar? ¿Y si esto no resulta? ¿Invierto ahora o después?, en mi experiencia yo me hice un millón de veces estas preguntas hasta que un amigo de mi padre que trabajaba en una empresa de tecnología aquí en Chile, y que además es el cofundador, me dijo: “ese miedo a veces tiene que ver con la presión y los estándares sociales que nos impone la sociedad, a los años de haber terminado la universidad, la mayoría de personas de mi generación ya contaban con un trabajo fijo, estabilidad y sueldos decentes que les permite una mejor calidad de vida” y sin embargo, me arriesgue, me esforcé, hoy soy mi propio jefe y no me arrepiento”.

 

Ya para ir terminando, lo que quiero transmitirte con esto es a que no tengas miedo de comenzar algo nuevo, porque siempre van a haber dificultades y gente que hará comentarios que van a desanimarte, ya sea por preocupación o por hacerte sentir mal.

 

Lo importante aquí es que persigas tus sueños y las ganas de levantarte todos los días a luchar por tu proyecto, por lo tanto, te invito a ser perseverante, que creas en ti y lo más importante que lo hagas porque a ti te gusta.